S.O.S Mujer

Dejar de fumar: una guía práctica para que puedas lograr tu objetivo

Aunque es uno de los propósitos más comunes de cada comienzo de año, las estadísticas señalan que en febrero se suele romper la promesa. Claves para lograr sacar la nicotina de tu vida.

01/23/2019

Es una postal fija de cada año: cuando está por llegar un nuevo 1º de enero, un momento de
reflexión personal se apodera de nosotras. Llega el balance de lo bueno y malo, nos ponemos nostálgicas, pensamos en todo lo que nos pasó en los 365 días anteriores y elaboramos una lista mental (o escrita) con nuestros propósitos.

¿Qué incluye esta lista? Según Amstel Index, una herramienta que mide el reconocimiento en redes sociales, los propósitos más habituales de este año son los que incluyen el término “dejar” (un 27%): dejar de fumar, dejar de tomar… y todos los malos hábitos y vicios posibles.

Sin embargo, según un estudio realizado por la Universidad de Scranton, solo entre un 8% y un 12% de la población que se plantea propósitos de año nuevo los cumple. De hecho, entre el 80% y el 90%, abandona su objetivo a las seis semanas de empezar el año. Es decir, para mitad de febrero ya dejaron de ir al gimnasio o volvieron a fumar.

Pero a no desanimarse. Si dejar de fumar es uno de los objetivos que te propusiste para este 2019, te compartimos una guía con algunos consejos y pautas prácticas para que puedas lograrlo. Se trata de un manual elaborado por el Ministerio de Salud con el objetivo de acompañar a cada persona en el proceso para poder dejar de fumar.

Este manual es un método práctico y efectivo para que puedas crear tu propio sistema utilizando ideas y sugerencias de otras personas que ya lo han logrado. Y recordá: el primer paso ya lo diste. Según remarcan los profesionales que lo elaboraron, dicho proceso ya comenzó desde hace tiempo “sintiendo y pensando que ‘sería bueno dejar de fumar algún día’”.

PREPARARSE
Algunos mitos para aclarar antes de dejar:

* “Traté de todo y nada funciona”. No te desalientes si ya hiciste lo que proponemos y no te sirvió. La cuestión es si lo hiciste en el momento apropiado y con la frecuencia necesaria. Así como una medicación necesita que se tome con cierta frecuencia, durante cierto tiempo y en ciertas dosis, los cambios en nuestra conducta (cambios psicológicos) también requieren estas condiciones. Por ello es necesario valorar y sostener cada técnica y consejo que le brindamos.

* “Dejar de fumar es cuestión de fuerza de voluntad”. Sin duda que para dejar de fumar es fundamental trabajar, poner fuerza de voluntad. Sin embargo, al tratarse de una adicción es necesario apoyarse en la decisión de querer dejar y dejarse ayudar usando herramientas y apoyo adecuado.

* “Fumo poco” o “no quisiera dejar, sino reducir”. Es importante que el objetivo sea dejar completamente. Existe demasiada información que revela que pocas cantidades de cigarrillos generan enfermedades importantes. Entre quienes fumaban “sólo 4 cigarrillos por día”, se notó que se infartaban más que los que no fumaban.

* “Es imposible que yo pueda dejar de fumar” o “Yo puedo dejar de fumar cuando quiera”. Ambos pensamientos son propios de la adicción. No se deja por la seguridad de poder dejar cuando uno quiera o bien por la sensación de que es imposible dejar. En ambos casos, gana la adicción, ya que se sigue fumando.

¿CÓMO ME PREPARO?
La preparación demandará algunas actividades. Se sabe que realizar estas tareas permite concientizarse mejor sobre el proceso y brinda más chance de lograrlo. Las actividades son:

1. Realizar la planilla anotando la cantidad que fuma por día
Es indispensable que conozcas con precisión tu problema y no digas “más o menos fumo…”. O aunque creas que sabés cuánto, cuándo y por qué fumás, es importante que lo anotes por una semana al menos.

– Anotá para cada cigarrillo antes de prenderlo: la hora, la actividad, sentimiento asociado y la necesidad.
– Llevá el papel junto a su paquete de cigarrillos para escribir cuando fuma en todas las circunstancias.
– Hacelo al menos durante una semana.
– Podés cortarla, fotocopiarla o descargarla de la web (www.msal.gov.ar/tabaco)

Al final de cada día:
– Contá cuántos cigarrillos fumaste.
– Identificá los horarios, actividades o situaciones que gatillaron tu deseo de fumar.
– Comenzá a pensar cómo podrías afrontarlo, disfrutar o evitar esa situación que te llevó a fumar.

2. Calcular el gasto en cigarrillos
Calcule cuánto dinero ahorrarás al dejar de fumar y qué harás ahora con ese dinero: sacá la cuenta de cuánto gasta por día, por mes y por año en cigarrillos.

– Gasto en cigarrillos por día $…………………
– Gasto en cigarrillos por mes $…………………
– Gasto en cigarrillos por año $………………

3. Vivir en ambientes libres de humo
Es muy importante que tanto en tu casa como en tu trabajo y tu auto, no fumes. Proponete fumar sólo al aire libre. De esta forma si hay otras personas que conviven con vos y no fuman, pero son actualmente fumadores pasivos, ya estaría sdejando de dañar la salud de ellos con el humo de su cigarrillo.

Pero hay algo muy importante para vos: de esta forma estaría empezando a separar el acto de fumar del ambiente en que lo hace.

Entonces:
– Ya no fumarás mirando la televisión o utilizando la computadora.
– Ya no fumarás en el baño.
– Ya no fumarás en el lavadero o en la cocina.
– Ya no fumarás dentro de su lugar de trabajo.
– Ya no fumarás en el auto.
– Sólo fumarás en el patio, la vereda, el balcón, la terraza o el jardín.

4. Afianzar el compromiso
Casi todas las personas experimentan ansiedad cuando la acción de dejar de fumar se acerca. A la vez muchos fumadores describen que fuman por ansiedad. Además, aparece la ansiedad que acompaña el saber que uno puede fallar en el intento. El cambio puede ser amenazante, la ansiedad trae consigo la idea de que no es el mejor momento para dejar…

5. Decidir una fecha para dejar de fumar
El día para dejar de fumar no es conveniente que se elija en forma apresurada, pero tampoco debe postergarse demasiado en el tiempo. Lo mejor es elegir un día dentro del próximo mes.
Una vez que te comprometiste con el día para dejar de fumar, dejá de buscar excusas o razones para no hacerlo. Hacé todos los preparativos necesarios hasta llegar al día.
Es importante que empieces a visualizar esa fecha y te mentalices que ese día dejarás de fumar. Pensá qué día de la semana te resultaría más conveniente.

– Si, por ejemplo, como en tu trabajo no está permitido fumar, tal vez lo mejor sería comenzar un día lunes.
– Si en cambio el trabajo te produce gran estrés y ganas de fumar, comenzá un día viernes o sábado y así tendrás todo el fin de semana por delante con las mejores condiciones para estar sin fumar. Estos son sólo algunos ejemplos. Vos debés pensar y elegir el día que más te conviene.

Y recordá: elegir una fecha es una declaración de compromiso. ¡Vos podés!

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...