S.O.S Mujer

Mindfulness erótico: claves para lograr mayor placer

A través de la meditación y replanteando por completo la manera en que se conciben las relaciones sexuales, esta herramienta promete potencial el placer sexual, combatir la falta de deseo, los miedos, las culpas e inseguridades, y hasta la anorgasmia o la disfunción eréctil.

El mindfulness (atención plena) es una práctica de origen budista que consiste en vivir el presente y mantenerse consciente de las experiencias del momento. Esto nos ayuda a tener mayor registro de nuestras emociones, movimientos y reacciones ante la vida.

En este sentido, los sexólogos británicos Mike Lousada y Louise Mazanti proponen utilizar el mindfulness para potenciar el placer sexual, ya que consideran que para poder disfrutar de una conexión más profunda con esta energía, es fundamental una aproximación cuerpo-mente.

En su libro “Sexo real. Recupera tu inteligencia sexual con el mindfulness erótico”, afirman que para alcanzar mayor placer sexual es necesario descubrir el sexo como una expresión de quiénes somos realmente. Para lograrlo proponen 7 pasos con los cuales vencer miedos, explorar el cuerpo y vivir una sexualidad sin culpas ni inseguridades.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Después de varios días sin aparecer por aquí, vengo con una de mis últimas lecturas, #sexoreal de #edicionesurano que me fue concedida por @babelioespanol en su #masacritica y les estoy muy agradecida 🙏💖🙏 ✓ Es una lectura de autoayuda que nos acerca en 7 pasos hacia un sexo más consciente del que nos venden los medios de comunicación… Tiene muchos ejercicios de introspección hacia sucesos, recuerdos o sensaciones de nuestro pasado para poder aprender de ellos y sacar lecciones aprendidas para disfrutar de un sexo más completo, más íntimo y más personal, porque todo placer comienza en un@ mism@… Hemos de saber bien lo que nos da placer y lo que no, antes de compartirlo con otra persona, aprender a marcar límites y disfrutar con nuestra propia energía de Eros, del placer de la vida. Os dejo la sinopsis en la segunda foto y… ¡Disfrutad de todos los ámbitos de vuestra vida con esa energía sensual de goce!😍💃👏 ✓ #sexoreal #sexosentido #edicionesurano #placersexual #babelioespañol #autoayuda #lectorasjusticieras #sexoconamor

Una publicación compartida de Raquel (@raqueldanzalibros) el

1. Comprender el deseo propio: es fundamental conocer lo que que queremos y estar plenamente consciente de ellos. El desencuentro entre nuestros deseos y las creencias inculcadas, suele ser muy doloroso y traer problemas. Por eso, los autores invitan a comprender el sexo en un sentido más amplio, evitar verlo como una meta sino como algo que está en medio de energías sensuales y sexuales.

2. Descubrir nuestra identidad sexual: los especialistas llaman “minipersonajes” a los múltiples aspectos de la personalidad que surgen en diferentes momentos y explican que esa multiplicidad nos permite gozar de experiencias sexuales más interesantes y variadas.

3. Recuperar nuestro cuerpo: “Sólo cuando nos sentimos cómodos con nuestra desnudez somos capaces de sentir nuestro cuerpo”, aseguran. Para los autores lo más importante es cómo nos sentimos con nuestro cuerpo y, en este sentido, la forma de autopercibirse cambiará finalmente si fluye por nosotros la energía de Eros, es decir, la fusión entre la energía sexual y la energía del amor.

4. Estar presente: conectar fantasías o con imágenes mentales durante la práctica sexual no es malo, pero se debe tener en cuenta que ello nos hace perder contacto con la persona con la que estamos, y justamente es la desconexión entre del cuerpo y la mente uno de los mayores problemas de la intimidad sexual. Lousada y Mazanti recomiendan ir despacio “para permitirse sentir una gama más rica e intensa de sensaciones sutiles”.

5. Comunicación auténtica: la sinceridad es esencial para un “sexo estupendo”, así se establecen lo que cada uno quiere y eso fomenta la confianza. “Podemos encontrarnos haciendo cosas para complacer al otro que en realidad no deseamos hacer, ya sea por deber u obligación, incluso en relaciones románticas y seguras. El silencio es el cáncer del sexo”, aseguran.

6. Dar permiso:  aunque pueda sonarnos obvio, profundamente no lo es, porque “para permitirnos sentir placer, primero tenemos que darnos permiso para experimentarlo”.

7. Un placer, no una actuación: para modificar el vínculo que tenemos con el placer, los expertos creen que debemos ampliar su significado, y recordar que el objetivo del sexo no debe ser el orgasmo. En este sentido, recomiendan escuchar al cuerpo y entender que el placer es un flujo de energía, no algo fijo.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...