S.O.S Mujer

Ola de calor: Cómo proteger a las mascotas

Al igual que las personas, las mascotas pueden sufrir con las altas temperaturas e incluso pasarla mal. Tips para que ellos también puedan disfrutar del verano, el sol y la playa.

Sol, calor, pileta o playa… El verano ofrece un combo irresistible pero que también tiene su lado negativo: al igual que las personas, las mascotas sufren con las altas temperaturas e, incluso, la pueden pasar muy mal.

Pero, ¿cómo identificar que un perro está incómodo con el calor? Hay que tener en cuenta que los perros no transpiran como los seres humanos, pero controlan el cambio de calor del cuerpo y mantienen la temperatura ideal por medio de la respiración.

Por eso, el acto de respirar rápido con la lengua hacia fuera indica no sólo que el perro jugó mucho o está cansado, sino también que puede estar con calor.

 

Pasar mucho tiempo jadeando con la lengua hacia fuera es la primera señal de que el calor puede estar molestándolo

 

Según explican desde DogHero, otras señales son: acostarse en lugares con piso frío con las patas traseras estiradas, beber mucha agua, quedarse más quieto que lo habitual y buscar siempre lugares cubiertos

Respecto a qué cachorros son más sensibles a las altas temperaturas, los perros muy peludos y de regiones donde el invierno es muy riguroso (como los Siberianos, San Bernardo, Bernés y Chow chow) tienden a sentir más calor que los perros de pelaje corto como los mestizos (Pinscher y Dachshund).

Por la anatomía, los cachorros braquicefálicos que poseen el hocico plano (como Pugs, Bulldog, Boxer, Shih tzu)  poseen mayor dificultad para respirar y también para intercambiar calor con el ambiente.

Además de conocer mejor los hábitos, la rutina, la personalidad, las características de cada raza y observar su comportamiento en días calientes, es importante saber qué se puede hacer y qué no para ayudarlos a disfrutar del verano.

Qué hacer:

AGUA FRESCA A DISPOSICIÓN

Durante el verano, los cachorros beben mucha más agua, pero se suele calentar en poco tiempo. Por eso, es importante abastecer constantemente el tacho de agua del perro con agua fresca y, si es posible, dejar disponibles otros por el lugar. En días muy cálidos, se pueden colocar piedritas de hielo dentro del pote para mantener la temperatura del agua agradable por más tiempo.

ALIMENTACIÓN EN LOS HORARIOS MÁS AMENOS

Por el calor excesivo puede ser que el perrito no sienta ganas de comer en los horarios habituales. Por eso, se aconseja ofrecerle comida en los horarios en que la temperatura está más amena, preferentemente por la mañana o al anochecer. Debido al calor, la comida puede echarse a perder si se queda mucho tiempo expuesta y, de esta forma, perjudicar la salud del perro.

BAÑOS Y ESQUILADO

Es interesante cortarle el pelo antes de que el verano comience. Esto disminuirá el tamaño de los pelos y, consecuentemente, el calor. Sin embargo, el esquilado no está indicado para algunas razas, y esto debe ser respetado.

Se aconseja que el esquilado no sea muy profundo, ya que el pelo también funciona como una protección de la piel, y al estar muy corto puede dejarla desprotegida. Además, los animales de piel blanca pueden requerir cuidados adicionales con protección solar en estas condiciones.

En verano, los baños deben ser más frecuentes para refrescar a los cachorros

PASEOS EN HORARIOS DIFERENCIADOS

Muchos cachorros adoran y necesitan pasear, y es importante mantener esa rutina incluso en el verano. Para ello, es importante llevarlos a dar una vuelta en los horarios cuando la temperatura no es tan alta y la incidencia del sol es menor.

Preferiblemente, antes de las 10 de la mañana y después de las 17 horas. De esta forma se evita que queden muy cansados, jadeantes y que se quemen las patas.

DESHIDRATACIÓN E INSOLACIÓN

Si el perrito no bebe mucha agua, puede que se deshidrate. Si está muy quieto, con dificultades para moverse, hay que tocar el hocico para ver si está seco. En este caso es posible que esté deshidratado. Ahí hay que ofrecer agua en pequeñas cantidades para que se recupere y, sino llevarlo al veterinario.

La insolación es algo común en los perros. Algunas señales son: respiración jadeante, encías rojas o pálidas, saliva espesa, debilidad, excitación, vómitos y convulsiones. Si el perrito está con estos síntomas, hay que sacarlo del sol, enfriarlo con agua fresca y, llevarlo al veterinario.

AIRE ACONDICIONADO Y VENTILADOR

Si el perrito ya tiene síntomas de que está molesto con el calor, no hay que colocarlo cerca de estos aparatos, ya que esto puede causar un choque térmico. Lo ideal es aumentar la potencia del ventilador o disminuir la temperatura del aire acondicionado, pero dirigiéndolos al ambiente. Así, el espacio como un todo se enfriará y quedará más cómodo y agradable para el perro.

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

ÚLTIMAS NOTAS