S.O.S Mujer

Claves simples para una alimentación sana

08/28/2017

Light, diet, sano, orgánico… hay tanta confusión en torno a la alimentación saludable que el tema se convierte en una gran ensalada. Pero en esa mezcla, aparecen conceptos diferentes que hasta pueden excluirse unos a otros.
Un alimento saludable, por ejemplo, ante todo es natural, es decir que no contiene químicos ni sustancias artificiales, mientras que los alimentos light son modificados de forma industrial para bajar el porcentaje de grasa, sodio o azúcar.
Otro mito muy arraigado es que lo light no engorda, cuando se trata de una verdad a medias. Si bien los alimentos de ese tipo son reducidos en calorías, muchas veces su aporte calórico es alto, e incluso similar al que proveen las versiones tradicionales.
Lo mismo sucede con los alimentos integrales: suele creerse que son bajos en calorías, pero, en realidad, la única diferencia con los refinados es que aportan más fibras.
Alimentación saludable
Una dieta saludable incluye todos los nutrientes que el cuerpo necesita sin circunscribirse a determinado grupo de alimentos. Una dieta proteica, por ejemplo, no es sana, ya que deja afuera los hidratos de carbono, una fuente básica de energía.
La clave pasa por privilegiar las frutas, verduras y proteínas y moderar las grasas y el azúcar.
El modo de cocción también influye, “se sugiere optar por métodos que no aporten calorías a la preparación y sean saludables. Los más convenientes son horno, parrilla, plancha, vapor, hervido, microondas o con rocío vegetal para dar un efecto de fritura”, indica Cecilia Garau, nutricionista asesora de Philips.
Cuando eventualmente se disfruta de un plato frito, se pueden tener en cuenta algunos consejos para que sea lo más saludable posible. Según explica Garau, “el aceite de oliva es el que mejor aguanta las altas temperaturas y el que mejor conserva sus propiedades a la hora de freír”. Además, señala que “se recomienda no utilizar manteca, ya que el punto de fritura correcto va de los 180° a los 220° y la manteca entre los 110° y 130 se descompone. Además, si llega al punto de humeo desprende una sustancia (acroleína) tóxica para la salud”.
Manos a la obra
Y si bien es cierto que la falta de tiempo juega una mala pasada a la hora de alimentarse de forma saludable, vale la pena invertir algunas horas semanales para preparar platos caseros y freezarlos. Una masa de tarta comprada, por ejemplo, no es lo mismo que una fatta in casa.
“En la elaboración casera se pueden elegir los ingredientes, el tipo de harina, el tipo de grasa más saludable, incorporar semillas o fibra. No se agregan conservantes ni aditivos y es posible regular el aporte de sal a la preparación”, apunta Garau.
Hoy en día existen electrodomésticos que facilitan la tarea de cocinar saludablemente: máquinas para hacer pastas en 15 minutos, freidoras que cocinan con un 80% menos de grasas, máquinas para hacer sopas, etc.
Y no solo hay que prestar atención a lo que se come, las bebidas también importan. Los expertos sugieren beber 2 litros de agua por día y, en el caso de bebidas o aguas saborizadas, elegir siempre las versiones sin azúcar.

Staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para la mujer: belleza, moda, salud, sexo, astrología, manualidades, fitness y tutoriales para verte más bella por dentro y por fuera.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...