S.O.S Mujer

5 mitos sobre nutrición que quizás no conocías

Agustina Murcho, licenciada en Nutrición y autora del libro “Podemos Querernos Más”, derriba los cinco mitos más comunes.

Desde el “milagro” de la semana tomando jugos detox hasta el fantasma de los hidratos de carbono. ¿Qué tanto de todo lo que escuchamos en torno a alimentación es verdad?

Para conocer un poco más sobre las falsas creencias más populares, en Sos Mujer hablamos con la Licenciada en Nutrición Agustina Murcho, quien no solo los derriba sino que además nos recalca la importancia de cambiar ciertos hábitos.

Agustina es la autora del libro “Podemos Querernos Más”, en el que relata el peligro de perseguir estándares de belleza que impone la sociedad así como las dietas mágicas que involucran hábitos nocivos para la salud. Tanto a través de este libro como de sus redes sociales, donde tiene más de 316 mil seguidores, Agustina busca concientizar a hombres y mujeres sobre malos hábitos alimenticios, las dietas y sus riesgos.

MITO 1: “LOS HIDRATOS ENGORDAN”

Hoy en día estamos frente a la “carbofobia”: el miedo extremo a los hidratos de carbono. Esto es muy frecuente por la cantidad de mala información que circula en las redes y medios, además de varios profesionales que hacen que el propio paciente les tenga pánico. Y ni hablar de los polvos mágicos bloqueadores de hidratos de carbono.

La carencia de hidratos de carbono genera:

  • Pérdida de masa muscular y dificultad para ganarla
  • Cansancio
  • Malestar general
  • Dolores de cabeza
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Posibles atracones y picoteos
  • Efecto rebote

Siempre debe haber un equilibrio entre todos los macronutrientes (hidratos, proteínas y grasas).

View this post on Instagram

?Me encanto esta imagen? esta de moda restringir los hidratos de carbono. En realidad, restringir TODO. Ya hasta leí mitos relacionados con el AGUA. No es mejor vivir en paz? Con la cabeza menos estresada? Porque tenemos estrés con otras cosas, y encima a eso agregarle el alimento? Piensan mucho en la comida pero no en la salud mental, que eso enferma más que comer un simple plato de fideos. Vivamos en paz, comiendo sano, también disfrutando de una pizza con amigos, una torta con una amiga, haciendo ejercicio, y mejorando la relación con la comida. No es simple como lo digo, pero con profesionales coherentes y que toman al paciente como un humano, se puede! ❤️Hasta mañana❤️ Foto de @mojicona #nutricion #alimentacionsaludable #salud #sano #saludable #healthy #heathylife #lifestyle #alimentos #alimento #comida #noobsesion #obsesion #mitos #dieta #dietas #fit #fitness #deli #delicioso #calorias #food #nodieta ?????? #consultorio CABA ? turnos@nutricionag.com.ar

A post shared by Lic. M. Agustina Murcho (@nutricion.ag) on

MITO 2: “NO SE PUEDEN MEZCLAR HIDRATOS Y PROTEÍNAS”

Hay alimentos que contienen los dos nutrientes juntos. Si esto fuera real, no podríamos consumir: yogur con cereales, legumbres, quinoa, frutos secos, milanesa, pan con queso. Y así muchos más. Varios profesionales dan dietas de hambre diciendo que no se pueden mezclar, pero a su vez dan tostada o galleta de arroz con queso. O hasta yogur solo, que también contiene ambos nutrientes.

Este es un mito poco lógico, como la mayoría. Se suele decir que no se pueden mezclar porque “engorda” o “cae mal”.

Además, se suele decir que el organismo “no está preparado” para digerir los dos nutrientes. El organismo contiene enzimas (proteasas y amilasas) para digerir tanto hidratos como proteínas, y, si no estuviéramos preparados, no podríamos consumir los alimentos nombrados.

Nada engorda si las cantidades son adecuadas

Tampoco es real que se sube de peso si se consumen juntos… Nadie subió de peso por comer una milanesa, o por comer lentejas, o una rodaja de pan con queso fresco. También se generaliza con que “cae mal” combinarlos pero no somos todos iguales.

Combinar estos nutrientes genera más saciedad y prevenimos picoteos. No es lo mismo comer pollo con ensalada que pollo con ensalada y un poco de arroz. Sacia más y evitamos picotear después.

MITO 3: “HAY QUE CONTAR CALORÍAS”

Nos enseñaron toda la vida a que hay que contar calorías y más de uno lo habrá hecho, lo cual es estresante. El cortisol (hormona del estrés) hace que subamos de peso o que no podamos bajar. No se vive relajado contando calorías: así vivimos presos del acto más humano que es el alimentarse.

Hay que prestar atención a la calidad de los alimentos y a sus nutrientes

Por ejemplo: una manzana y un alfajor probablemente tengan las mismas calorías, pero no es lo mismo. Además, la manzana la consumimos para nutrirnos, para saciarnos, y porque es saludable comer fruta, en cambio la función del alfajor no es la misma. Es más por placer que otra cosa.

Nunca les hablo a mis pacientes sobre calorías ni cuánto necesitan, porque esto tiende a obsesionar y a generar cansancio mental. La clave es adecuar y moderar porciones y equilibrar los nutrientes, y explicar que el organismo no es una calculadora. Si un día nos excedemos, no vamos a engordar porque no lo sostenemos en el tiempo.

View this post on Instagram

?Ayer muchos me pidieron que haga post sobre que hacer con la ansiedad. Si bien lo subí varias veces, es bueno volver a repetirlo. La ansiedad es una emoción que nos está queriendo decir algo, es una alerta. ? Cuáles son los problemas de comer por emocion?: ✔️ Calorías en exceso sin necesidad ✔️ Se deja la huella: "como esta vez estaba ansioso, comí y se me pasó, la próxima vez haré lo mismo". Es decir, al notar que comiendo baja la ansiedad y esa emoción desaparece, cada vez que uno vuelva a estar enojado, triste, nervioso, etc, volverá a comer, porque la comida brindó la calma. ✔️ Nada va a cambiar: por más que coma, no se soluciona nada. Al comer por emoción no nos permitimos sentir lo que nos pasa y no buscamos solución, y la comida no va a arreglar el problema que tengamos en el trabajo, o la angustia y tristeza por haber perdido a un ser querido, o los nervios por el examen. ✔️No nos permitimos sentir lo que nos pasa: cuando uno come por emociones come para: no pensar, no sentir y no decir! Y eso es terrible! ? Siempre necesitamos aceptar lo que nos pasa pero sin comida de por medio, sin chicle, sin mate, sin agua, porque es lo mismo que comer, es "llevar algo a la boca" para calmar esa ansiedad (y lamentablemente muchos nutricionistas dan esos tips). Debemos tratar de resolver los problemas sin comida, ya que ésta no nos ayuda! Distinto es estar estudiando y tomar mate por ejemplo, que es un acompañamiento. O estar en el trabajo tomando un té o mate con los compañeros. ?? Si sabes que comes por emociones o tenes mucha ansiedad, se debe realizar tratamiento con nutricionista y psicólogo especializados, y si es necesario hay veces que se deriva a psiquiatra. ? No se dejen estar, traten los problemas siempre consultando con profesionales en consultorio! #nutricion #loveyourself #alimentos #art #comida #love #obsesion #dieta #dietas #fit #fitness #fashion #beautiful #calorias #food #nodieta #picoftheday #instagood #photooftheday #love #bestoftheday #followforfollow #follow4follow #bodytransformation #bodypositive #body #bodypositivity ????? #consultorio CABA ? turnos@nutricionag.com.ar

A post shared by Lic. M. Agustina Murcho (@nutricion.ag) on

MITO 4: “PARA LA ANSIEDAD HAY QUE COMER CHICLE Y TOMAR AGUA”

Muchas personas creen que la ansiedad se calma con comida. Se suele recomendar que si hay signos de ansiedad se coma chicle, caramelos sin azúcar, que se tome mucha agua, mucha gaseosa light, que comasapio, etc.

La ansiedad es una emoción, por lo tanto un chicle o la gaseosa no lo soluciona

A veces la ansiedad se confunde con hambre cuando la alimentación es insuficiente, que suele suceder mucho cuando se realizan dietas restrictivas o se cree que “cuidarse” implica no comer hidratos.

No es normal vivir con ansiedad (distinto es tenerla cada tanto, porque al ser una emoción, va a estar) ni vivir con hambre, y para eso están los profesionales, porque además para combatirla se necesita ayuda terapéutica y no solo nutricional, y un nutricionista tampoco puede decir que para combatir esa sensación te comas un chicle o te comas una zanahoria. El tratamiento no es ese, sino la educación alimentaria, apoyar mucho al paciente y trabajando en conjunto con el psicólogo, el cual indicará tratamiento psiquiátrico si es necesario.

MITO 5: “HAY QUE TOMAR JUGOS DETOX PARA DESINTOXICAR EL CUERPO”

Dentro de las “dietas mágicas”, está la “detox” que se basa justamente en “jugos detox”: son jugos de frutas y verduras, nada más que eso, que sirven para aportar sus vitaminas y minerales.

Yo estoy a favor de utilizarlos en personas que no consumen estos alimentos porque no les gusta. Si bien es mucho mejor consumir la fruta y la verdura entera, con sus fibras, es un buen recurso para aquellas personas que no lo hacen.

¿Es real que desintoxican? No.

Nuestro propio cuerpo tiene dos órganos que se encargan exclusivamente de eso: hígado y riñón. No se necesita jugos para desintoxicar.

Muchos pasan una semana a jugos detox, donde se baja de peso pero ese peso perdido es de agua y músculo ya que la cantidad de hidratos que se puede consumir con esos jugos no alcanza, y tampoco hay proteínas, y sin ellas, el tejido no se forma, y cuánto menos músculo, más lento funciona el metabolismo.

También aumentará la ansiedad por las restricciones, va a haber hambre, vamos a sentirnos débiles y al momento de terminar con “el plan detox” vendrá el aumento de peso pero de masa grasa ya que es más fácil generar grasa que músculo, y durante ese tiempo, el cuerpo estuvo en “estado de ahorro y alerta”.

Además, empiezan a desregularse las hormonas que regulan el apetito en las restricciones (leptina, ghrelina) además de la hormona del estrés que es el cortisol.

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta