S.O.S Mujer

Beauty y gastronomía

Tratamientos foodies DIY con productos gourmet que nos ayudan a cuidar la piel con sus propiedades naturales.

 

Cuando el invierno acecha las calles es el momento ideal para recuperar la piel de los excesos del sol del verano, ya que suelen aparecer manchas, acné o pequeñas arrugas, consecuencia de la exposición a los rayos UV. Chocolate, aceite de oliva y vino además de darnos felicidad y placer cada vez que los citamos a nuestra mesa también pueden ser de gran ayuda en tratamientos super fáciles de hacer en casa para mimarnos y cuidarnos la piel. 

 

CHOCOLATE: PARA SUAVIZAR Y EXFOLIAR

Con esta mascarilla vamos a hacer tres cosas fundamentales en el cuidado de la piel: hidratar, suavizar y exfoliar. ¿Cómo la hacemos? Tenemos que mezclar ¼ de taza de cacao en polvo, ½ taza de miel, 4 cucharaditas de harina de avena o avena en polvo y 4 cucharaditas de crema, preferentemente inodora. Una vez que la mezcla está lista, nos lavamos el rostro con agua fresca y esparcimos la mascarilla. La dejamos actuar durante unos 20 minutos, enjuagamos con agua tibia ¡y listo!  

ACEITE DE OLIVA + PALTA: PARA HIDRATAR Y REPARAR

Esta mascarilla tiene un alto contenido de ácidos grasos, vitamina E y otros poderosos antioxidantes que van a ayudar a acelerar el proceso de regeneración celular. Ideal para prevenir la aparición temprana de arrugas y signos de la edad. Con esta mascarilla vamos a hidratar y reparar la piel. ¿Cómo la hacemos? Sacamos la pulpa de la palta y la mezclamos con una cuchara de aceite de oliva virgen extra*. Una vez que logramos una textura bien cremosa (si la palta no está muy madura vamos a tener que agregar un poco más de aceite de oliva) la aplicamos en todo el rostro previamente lavado con agua fresca. La dejamos actuar durante unos 30 minutos, enjuagamos con agua tibia y listo. 

* Es necesario elegir un Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) ya que nos garantizará importantes cantidades de omega 3 y vitamina E, ideales para prevenir el estrés oxidativo de la piel. 

 

VINO: PARA REJUVENECER

Con esta mascarilla vamos a retrasar el envejecimiento celular causado por la oxidación, gracias a la presencia de los polifenoles del vino. ¿Cómo la hacemos? Mezclamos 4 cucharadas de vino tinto con 2 de miel líquida. Una vez que logramos fundir ambos protagonistas, aplicamos la mezcla sobre el rostro, previamente lavado con agua fresca. La dejamos actuar durante 20 minutos, enjuagamos con agua tibia ¡y listo!  

SKIN FOOD, superalimentos para nutrir la piel 

 

Para las que prefieran una solución natural y lista para aplicar, los productos de Skin Food de Weleda están elaborados con plantas orgánicas y medicinales como pensamiento silvestre, manzanilla o caléndula, tradicionalmente conocidas por sus efectos calmantes. Además, suman a la receta semillas de girasol y romero, ingredientes claves para alimentar la piel en profundidad. Todos combinados, estos componentes se convierten en el banquete ideal para cuidar y nutrir la piel del rostro y del cuerpo de forma intensiva, reparando las zonas más dañadas y resecas. Es un verdadero tratamiento intensivo para zonas secas como manos, codos, rodillas, rostro y pies, dando una divina sensación de confort y alivio, sin efecto graso y con un exquisito y fresco  aroma. 

¡Importante! Skin Food es apta para la lactancia ya que evita y previene las grietas en el pezón durante el amamantamiento. Se puede retirar el producto antes de dar de mamar y utilizarlo sin miedo ya que es 100% natural.

Periodista y sommelier. Escribe en medios de la Argentina, Chile, Paraguay y España. #mapadelvino #melocontounasommelier. En redes: @marianagiljuncal