S.O.S Mujer

Comer en la viña

Escapate a Mendoza y disfrutá los vinos y la gastronomía local con una vista alucinante.

La Cordillera de los Andes junto con la viña nos regalan postales inigualables en cada rincón de Mendoza, que concentra el 75% del total de los viñedos de la Argentina. El turismo enológico cada vez pisa más fuerte ya que las bodegas tiene propuestas ideales para no solo recorrer los espacios productivos sino para sentarse a disfrutar de la gastronomía local. Desde menúes por pasos a almuerzos maridados con distintos vinos hasta picnics en la viña. Hay opciones para todos los gustos y presupuestos. 

Con la llegada de la primavera en Osadía de crear ¡empieza la temporada de picnics!

En el corazón de Luján de Cuyo, Susana Balbo Wines, la bodega de la primera mujer enóloga de Argentina, se encuentra el restaurante liderado por su hija Ana, Osadía de Crear, en donde se puede disfrutar de una propuesta gourmet especialmente diseñada por el reconocido chef Hernán Gipponi con menús de 3 y 5 pasos que ofrecen diferentes conceptos maridados con vinos de la bodega. Km 0 (el menú de 3 pasos) está elaborado con ingredientes de la huerta propia y a base de productos regionales de productores locales que se encuentran hasta a 100 km de distancia de la bodega. Argentina de la Cordillera al Mar (el menú de 5 pasos) propone recorrer sabores como el chipirón austral o la trucha patagónica pasando por el arroz caldoso de conejo. ¡Elijas el que el elijas el placer está garantizado!

Raviol de rabo en Renacer. ¿El plato? Otra verdadera obra de arte de una de las ayudantes de cocina.

Bodega Renacer reabrió las puertas de su restaurante hace algunas semanas atrás con una propuesta totalmente renovada que busca utilizar productos de estación para potenciar los sabores de la cocina regional. También con dos opciones de menúes (de 3 y 5 pasos) acá vas a tener la posibilidad de hacer un upgrade en el maridaje del vino, por si querés probar las joyitas de la bodega. Toda la vajilla está hecha a mano y cambia el diseño, tamaño y color según el plato que elijas. El raviol de rabo en su jugo es una de las mejores pastas que probé en mi vida. ¡Y no exagero! 

El Rincón de López, restaurante dentro de la clásica bodega, te ofrece la posibilidad de aplicar las 3 B: bueno, barato y bonito. ¡Y además el salón es e-nor-me! (ya que en general en las bodegas los restós son más bien peques). Así que si van en grupete grande van a poder encontrar mesa (¡igual siempre aconsejo reservar!). Con una propuesta bien argenta que va desde empanadas criollas de carne cortada a cuchillo, pasando por tablas de quesos y fiambres, hasta provoleta, pastas o carnes. Hay para todos los gustos y podés comer a la carta o con menú. ¡Y los precios de los menúes sólo tienen tres cifras! Dato importante: la viña está a dos cuadras de la bodega. Así que después de almorzar podés ir a dar una vuelta por ahí y de paso conocer dónde se elaboran todos los vinos espumantes. 

En Bodega Sottano no hay restaurante pero se puede comer en la bodega. Tranqui, que hay cocinero, mesas, un servicio impecable y una vista de lujo. Pero hay poquitas mesas que son atendidas siempre con reserva previa ya que ellos se definen como una bodega en la que podés almorzar, pero si llegás y no tenías reserva te vas a perder la experiencia. Lo que me encanta de esta propuesta es que no ofrecen un maridaje específico sino que tenés a tu disposición más de 15 vinos (en las máquinas dispensadoras de vino por copa) para que puedas probar y disfrutar todos los que quieras sin límite. Así que acá: ¡conductor designado o llegar sin auto!

Domiciano de Barrancas abrió su restaurante hace menos de un mes ¡pero les aseguro que la propuesta gastronómica que ofrecen parece entrenada hace años! El menú al paso es super accesible y podés disfrutar hamburguesa, lomito, sándwich de bondiola, empanadas, pizza o ensalada. ¡Si querés podés llevar mantita y hacer picnic en el parque de la bodega o sentarte en las muebles divinamente reciclados de pallets! Además tienen un menú por pasos al que le podés sumar maridaje por copa o botella ¡a precio de bodega! Y así descubrir estos vinazos cosechados exclusivamente en cosecha nocturna ¡por eso van a encontrar estrellas en todas las etiquetas de la bodega! Si sos fan de los vinos dulces ¡cerrá tu almuerzo con una copa de mistela bien fresquito que te hará tocar las estrellas con el paladar!

Casa de Uco, con la Cordillera a pasitos de tu mesa.

Dejando de lado las bodegas más cercanas a la ciudad de Mendoza, en el corazón del Valle de Uco, se encuentra Casa de Uco, a 1250 metros sobre el nivel del mar, en Vistaflores, Tunuyán, con una vista imponente a la Cordillera de los Andes (¡parece que la podés tocar con las manos de lo cerca que se la ve!). El restaurante del hotel (que tiene spa, sala de juegos con mesa de pool con vista a la viña, piscina al lado de la montaña… ¡todo un sueño hecho realidad!) utilizan productos locales y de estación, en su preferencia orgánicos, y trabajan en conjunto con productores vecinos para lograr una carta internacional genuinamente inspirada en el Valle de Uco. ¡Atenti que el universo gourmet no se limita al exclusivo restaurante principal del wine resort sino que en los diversos sectores de fuegos se preparan asados y otras delicias fuera de libreto. ¿Mis favoritos? Para empezar las croquetas de rabo con salsa de morrones quemados y naranja y, como principal, los ñoquis a la plancha con ragout de hongos y avellanas. La descripción del plato realmente se queda corta con las sensaciones en boca que les aseguro que tendrán bocado a bocado. 

Peras con helado de Malbec en Gaia, el restó de Domaine Bousquet.

También en el Valle de Uco, pero en el Valle de Tupungato, Domaine Bousquet tiene un restaurante de lujo: Gaia, en donde se sirven menús de autor (de 4 o 6 pasos) orientados a la cocina orgánica (como sus vinos). Todos los ingredientes son seleccionados de la huerta ecológica y buscan destacar los sabores autóctonos como una deliciosa sopa de la huerta, unas empanadas de osobuco braseado con salsa de pimientos verdes (¡la empanada llega en una especie de cápsula para mantener el braseado hasta el instante que la llevás a la boca!) o unas peras al Malbec ¡así vino y gastronomía se funden en el mismo bocado!

 

Periodista y sommelier. Escribe en medios de la Argentina, Chile, Paraguay y España. #mapadelvino #melocontounasommelier. En redes: @marianagiljuncal