S.O.S Mujer

Cómo viajar en avión y que la piel no te pase factura

El cansancio y la presurización de las cabinas del avión hacen que aterrizar con la piel radiante sea casi una misión imposible, pero con unos tips simples podés conseguirlo.

No importa cuántas horas hayan volado, cuando las celebrities ponen un pie en tierra firme y reciben los flashes de los paparazzi, siempre lucen radiantes. La pregunta es cómo lo consiguen, ya que el cansancio y la presurización de las cabinas del avión son un combo destructor para la piel.

Lo que hacen es seguir algunos consejos para moderar el impacto y reponerse en tiempo récord.

En primer lugar, los aviones son un microambiente con características como baja humedad -un 30% del que necesita la piel para poder oxigenarse-, alta concentración de anhídrido carbónico del aire y alta presión.

A eso, hay que sumarle los cambios del biorritmo por la diferencia de latitudes y la mala calidad de las horas de sueño, lo que altera el proceso de regeneración nocturna de la piel. Así, al aterrizar la piel luce opaca, tirante, con arrugitas más marcadas y labios resecos.

“En tan solo 3 horas la piel se vuelve áspera, sin embargo, no todas las zonas reaccionan de la misma manera. La frente es la parte del cuerpo más resistente ya que pierde 15% de agua en 4 horas de vuelo, mientras que la piel de los antebrazos resulta la más deshidratada”, explica la doctora Cristina Sciales.

Para mantener los efectos indeseados a raya, hay que trabajar antes, durante y después el vuelo.

Los días previos a viajar conviene “aumentar el consumo de agua, verduras y frutas, ya que la vitamina C es una gran aliada para el stress oxidativo. Además, es necesario humectar la piel de la cara, cuello y manos con una crema o loción con ácido hialurónico”, indica la directora Médica de CS.

Si sos de las que no pueden estar sin maquillarse, elegí una base mineralizada y suave, preferentemente líquida. “Aportan humedad y protección para hacerle frente las innumerables partículas que están suspendidas en la cabina que ensucian y tapan los poros”, añade la experta.

Durante el vuelo, toma mucha agua y evita infusiones como el café. También decile no a los alimentos salados.

En el bolso de mano no te olvides de colocar “un humectante labial con manteca de karité y toallitas demaquillantes para sacarte el maquillaje antes de irte a dormir. Antes del desayuno, humecta la piel y luego volvé a maquillarte”, aconseja Sciales.

Además, es conveniente llevar colirio, ya que los ojos también se resecan y pueden lucir hinchados.

Ya al llegar a destino, hay que continuar bebiendo mucho líquido. Realizar una buena limpieza facial, darse un buen baño y descansar.

Periodista especializada en Lifestyle, con diez años de trayectoria en medios gráficos de Argentina y Latinoamérica. Finalista Premio Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) a la excelencia periodística 2015. Podés leer más artículos de Paula en Instagram: @paubande