S.O.S Mujer

El desafío del vivir aquí y ahora

Conocé las diferencias entre el Mindfulness y la meditación, cómo pueden combinarse, cuáles son los abordajes que existen, las condiciones ideales para ejercerlo y sus principales beneficios.

El mindfulness y la meditación

Existen diferencias en lo que respecta a uno y otro concepto, ya que el Mindfulnes es considerado una filosofía de vida, que incluye a la meditación como práctica saludable.

La meditación, por su parte, es una actividad intelectual en la que se busca conseguir un estado de atención centralizado en un pensamiento o sentimiento (felicidad, tranquilidad, armonía), un objeto (una piedra), la concentración propiamente dicha, o algún elemento de la percepción (los latidos del corazón, la respiración, el calor corporal…), como señala un artículo de Bertrand Regader, director de Psicología y mente y psicólogo educativo.

El Mindfulness se caracteriza por requerir una atención plena, concepto que funciona como sinónimo de esta filosofía.

Dos abordajes: el espiritual y el científico

Por un lado, el yoga puede usarse para alcanzar el Mindfulness. Las clases pueden ser totalmente diferentes, dependiendo del instructor que toque. Ideas como el chakras, la energía,  el tantra, el karma y el dharma, surgieron en el habla popular y fueron utilizados para referirse a puntos energéticos en el cuerpo, caminos que se abren ante nuestro futuro o la marca de la causalidad predeterminada, como indica una nota escrita por Martín Reynoso, especialista en psicología espiritual, en Clarín.

Por otro lado, el lenguaje científico proporciona la posibilidad de entender el organismo humano y sus cambios, aunque el hombre no se constituye como un objeto de estudio similar a los animales o fenómenos naturales.

“La complejidad de la mente humana debe ser atendida por un método y lenguaje ajustados, a fin de mantener una observación seria y sistemática del objeto de estudio, pero evidentemente el acceso a esa subjetividad necesariamente ha de ser algo pobre y limitada. El peligro de querer mirar todo fenómeno sólo con la lupa de la ciencia para publicarlo en un paper puede ser peligroso y reduccionista, aunque el buen científico reconoce que el suyo no es el único modelo explicativo de la realidad”, sostiene Reynoso.

Claves para la práctica del Mindfulness

Regader brinda una serie de recomendaciones para ejercer el Mindfulness:

  • El objetivo es lograr un profundo estado de conciencia durante la sesión. Lo que se pretende es separar a la persona de sus pensamientos para poder reconocerlos y poner en duda los patrones mentales, teniendo en cuenta al aquí y al ahora.
  • El Mindfulness debería practicarse por lo menos media hora al día, aunque se pueden comenzar con sesiones más cortas, de unos 10 minutos, para ir adaptando la mente a estas nuevas sensaciones y así ayudar construir progresivamente los estados mentales necesarios para la meditación.
  • Es importante buscar un lugar libre de ruidos con una temperatura adecuada para realizarlo (entre los 18° y los 25°), además de desactivar los teléfonos y cualquier aparato electrónico que pueda interferir en la meditación.
  • Un estudio publicado en la revista Journal of Internal Medicine reveló que practicar Mindfulness alivia los síntomas de trastornos como la depresión o la ansiedad. Además, descubrieron que la meditación podía tener efectos positivos en la percepción del dolor y  mejorar la memoria, la capacidad de concentración, la autoconciencia y la inteligencia emocional.

Redactora y actriz. Me encanta escribir sobre medicina y cosmética natural, alimentación consciente, cristales, rituales y plantas. Investigo, estudio, pruebo y comparto. En redes soy @tamarakohen