S.O.S Mujer

Higiene del sueño: descubrí si tus hábitos entorpecen el buen dormir

Dormir y descansar no significan lo mismo. De hecho, la segunda implica prepararse física y mentalmente, de lo contrario con la vorágine en la que vivimos y la tecnología que nos rodea repararse al dormir puede ser complicado.

Esa preparación es la que conocemos como Higiene del sueño, que refiere a la limpieza de hábitos y rutinas que realizamos antes de irnos a dormir. Asi que si te cuesta conciliar el sueño, un primer paso puede ser revisar qué estás haciendo antes de meterte a la cama.

Higiene del sueño, lo que sí y lo que no 

Las luces blancas o las azules, emitidas por las pantallas, no permiten que el cerebro registre que es de noche y desactivan la producción de melatonina, la hormona inductora del sueño. Por eso, lo ideal es dormir en un lugar completamente oscuro y evitar estar en contacto con dispositivos electrónicos como 1 hora antes de irse a la cama. La lectura, en su lugar, te ayudará a conciliar el sueño mucho mejor.

Este no es el único reparo que debemos tener frente a la tecnología. La terapeuta Liz Alcalay aconseja en Green Vivant, se deben desenchufar todos los aparatos eléctricos, ya que al ser fuente de campos electromagnéticos alteran el buen funcionamiento de la glándula pineal que segrega melatonina y serotonina, hormonas responsables del sueño y el estado de vigilia.

Por otro lado, el doctor Pablo López especifíco a La Nación ciertos hábitos de consumo que es mejor restringir horas antes de dormir:

  • Fumar: la nicotina es un estimulante.
  • Beber: no ayuda al cuerpo a recomponerse pese a dar lugar al sueño.
  • No consumir cafeína por lo menos seis horas antes: sus efectos pueden durar hasta 20 horas luego de su ingestión.

Lo que sí podés hacer

El descanso puede mejorar notablemente si invertís en ropa de cama de buena calidad. Las sábanas de algodón, por ejemplo, de 250 hilos o más, son mucho más suaves y le darán a tu cuerpo una ayudita extra a la hora de relajarse. Sin dudas, una gran aliada será tu almohada. Mientras algunos recomiendan los modelos de espuma con memoria, otros aseguran que lo mejor es optar por una almohada rellena con trigo sarraceno. Es una opción sana y confortable. Por otro lado, si tu colchón tiene más de 5 años, quizá sea hora de cambiarlo. Si tiene menos tiempo, tratá de rotarlo para extender su vida útil.

Además, podés ayudar armotizando la habitación y ropa de cama con lavanda, melisa, tilo o manzanilla para que el sistema nervioso baje sus revoluciones.

Por último, los expertos recomiendan realizar alguna secuencia de yoga, respiraciones o alguna meditación para estirar el cuerpo y liberarlo de tensiones. Para predisponerte mejor al descanso también puede resultar relajante realizarse masajes en las plantas de los pies, el cuello, la cara y las manos.

Redactora y actriz. Me encanta escribir sobre medicina y cosmética natural, alimentación consciente, cristales, rituales y plantas. Investigo, estudio, pruebo y comparto. En redes soy @tamarakohen