S.O.S Mujer

¡Júpiter despierta! Con los ojos abiertos, no todo lo que brilla es oro

Júpiter, el planeta que todo lo agranda, estuvo dormido durante cuatro meses. Cuando los planetas retrogradan su energía se retrotrae a una vibración introspectiva. En esta interferencia se frena y comienza un camino hacia atrás, revisando la manera en que estaba operando sobre nosotros. Cuando el gran magnificador se retrotrae percibimos la realidad un tanto más oscura, porque lo que parecía tener sentido ya no lo tiene más.  Júpiter sienta las bases de la realidad, las ideas sobre las cuales construimos nuestras vidas. Por eso los proyectos a futuro se volvieron inciertos, los festejos algo tediosos y la actitud positiva parecía casi imposible. Como el signo que está transitando es Sagitario, el mismo al que rige, esta interferencia se sintió doblemente aumentada.

 

Los cuatro meses en los que Júpiter retrogradó, el dinero parecía no fluir y los deseos no tenían escapatoria alguna. Las relaciones entre personas parecían más trabadas que nunca porque cada quien quería imponer su verdad por sobre el otro. Desilusión tras desilusión fuimos buscando rincones donde refugiar la sinceridad y atraer la suerte, intentando encontrar una esperanza. Cada vez que queríamos enseñar algo, nos frustrábamos. Nos encerramos creyendo que éramos dueños de la única verdad. Vimos a nuestro alrededor injusticias y mentiras que nos incomodaban y pensábamos cómo transmitir esa experiencia intransferible de la felicidad. Como júpiter agranda lo bueno, también agranda lo malo. Pero en ese recorrido hacia atrás también nos enseñó a tener más paciencia y abrir a nuevas perspectivas. Porque al fin hay verdades relativas. Ser optimista no se trata sólo de perseguir un sueño, tapándose los ojos sin mirar al costado a cuesta de otros. Y nos obligó a transmitir y retransmitir el entusiasmo de una y otra manera hasta que sea genuina.

 

Mientras en el Cielo se mueven planetas, abajo en la Tierra reconfiguramos estructuras de poder y nos animamos a usar nuevas herramientas que antes creíamos no tener al alcance. Ahora Júpiter despierta en cuadratura a Neptuno sobre los grados donde se encontraba en el mes de Enero. Es como despertar de una pesadilla, pero todavía nos queda la sensación del sueño. Y durante este viaje de introspección hemos aprendido que no todo lo que brilla es oro. Seguir una corazonada puede ser traicionera si no es realmente auténtica. Las frustraciones pueden ser más develadoras que el éxito mismo. Júpiter nos ha invitado a aprender de nuestros errores. Las fronteras que queríamos cruzar en Enero quedaron bloqueadas pero ahora podemos retomarlas con un nuevo horizonte, y, sobretodo, con una nueva perspectiva. Hasta Noviembre aplicaremos lo aprendido y veremos con más entusiasmo el futuro.

Astróloga egresada de Casa XI. Lectura de Carta Natal y Revolución Solar. Seguimiento a través de tránsitos y ciclos.