S.O.S Mujer

Llevar la consciencia de shopping

El slow fashion y cómo sumarse a esta nueva forma de consumo.

Poner consciencia en lo que compramos es un hábito que está teniendo cada vez más relevancia en nuestra cotidianidad. Particularmente en el ámbito de la moda, esto implica, entre otras cosas, conocer el origen del producto y los materiales con los que se fabric, y establecer ritmos desacelerados en la sostenibilidad.

Datos que dan vergüenza

La organización Fashion Revolution declaró este año una emergencia internacional para cuestionar el coste para la Tierra en pos de la moda y la indumentaria. La industria textil es una de las que más contamina el planeta:

  • Contribuye a las emisiones globales de carbono. Cada año, la producción de textiles genera 1.2 miles de millones de toneladas de gases de efecto invernadero, superando las emisiones de vuelos internacionales y el transporte marítimo en conjunto. Esto impacta directamente en el cambio climático.
  • Contaminación del agua.  La producción implica también el uso de kilos de carbón para generar la energía eléctrica que pone en marcha la maquinaria industrial. Así, miles de litros de agua sucia y químicos terminan vertiéndose como deshechos residuales en ríos y causan la muerte de muchas especies.
  • Algodón vuelto enemigo. Según un artículo en Mujer de hoy, su cultivo convencional requiere de un 25% de pesticidas y un 11% de insecticidas más que el orgánico. Por otro lado, para producir los 250 gramos de algodón necesarios para fabricar una camiseta, se precisan 2.700 litros de agua, que equivale a lo que consume una persona en 3 años.

Actualmente, adquirimos un 60% más de ropa que hace 15 años y hasta la conservamos la mitad del tiempo. Incluso, a pesar de los cifras estremecedoras, se prevé que el consumo de ropa aumente de 62 millones de toneladas en 2015 a 148 millones de toneladas en 2030.

Claves para comprar con consciencia

  • Comenzá por fijate en dónde se fabricó la prenda, comprale productos a los diseñadores independientes (si son locales mejor) y/o priorizá la ropa hecha con materiales reciclados o de segunda mano.
  • Cambiá tus hábitos de consumo comprando sólo lo que necesitás.
  • Pagá más por algo mejor. Los materiales orgánicos son más costosos pero estás ayudando al medio ambiente.
  • Elegí productos que hayan sido elaborados sin químicos.
  • Espaciar los lavados de la ropa, y evitar el uso de la plancha minimizan la huella de carbono.
  • Evitá las tendencias efímeras y apuestá por diseños duraderos.
  • Reciclá la ropa vieja, doná la que ya no utilices y repará la que todavía puedas usar más tiempo. Duplicar la vida útil de la ropa reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en un 24% a lo largo del año.

 

Escribe y actua. Disfruta redactar historias personales, casos virales y secretos naturistas. Trabaja freelance para medios digitales y en teatro off.