S.O.S Mujer

“Nuestra mente está programada para repetir el pasado”

Hablamos con Natalia Barrera, creadora del método Alquimia Femenina que, entre otros puntos, propone un viaje al interior para descubrir el problema y desactivarlo. Cómo transformar cualquier dificultad en una oportunidad.

En 2014, Natalia Barrera creó el método Alquimia Femenina, un proceso de transformación interior que invita a disolver síntomas y problemas que nos condicionan y nos hacen repetir el patrón del pasado.

Según ella misma explica, el camino que la llevó a crear este método fue guiado por la necesidad de liberarse de un problema que no tenía solución: “Alquimia me encontró…. y yo me encontré a mi misma gracias a la alquimia. Después de hacer muchas terapias y métodos de todo tipo, no encontraba la solución a un conflicto que tenía: no ganaba dinero con mi profesión. En ese entonces era profe de danzas árabes e, hiciera lo que hiciera, nada funcionaba”.

Asì fue como Natalia -fundadora y directora de la Escuela Nefer- se cuestionó internamente: “Si hice todo y nada funcionó, quizás es porque esto que me pasa no es mío. Y entonces decidí hacer un árbol genealógico en el suelo y, por intuición, descubrí que algo había pasado con mis tatarabuelos maternos”.

Le preguntó a una tía que sabía de sus tatarabuelos y ahí se enteró de un secreto: eran pobres. Su abuela, junto a su hermana, se lo ocultaron porque les daba “vergüenza” la pobreza. “Casualmente eran los árabes, los que bailaban… Desde ese instante la pasión que sentía por la danza se fue y renací como alguien nuevo. Y esto que me pasó a mí, le pasa a mucha gente. Repetimos historias y secretos familiares de manera inconsciente, pero al descubrirlos nos liberamos”, remarca Natalia.

View this post on Instagram

¿Por qué es tan difícil cambiar? ? Porque todo cambio implica una lucha interna con nuestro pasado! ? porque estamos tan “acostumbrados” a ser de determinada manera, que vemos imposible ser otra cosa… ?Aprendimos a recordar quienes somos, en vez de cuestionarnos ¿por qué soy como soy? ¿ Que es cambiar? ? cambiar es cambiar, eso no implica que sea algo “bueno”, significa que algo va a dejar de ser “estable”, significa dar una cosa por otra, ( básicamente un cambio interior implica “dar nuestra historia, a cambio de un camino nuevo”) ?Por eso hago tanto énfasis en las METAS, porque no solo se trata de un cambio interior, si no de un DECIDIR transformarse en quien queremos ser… ?Pero…. ¿ si no se que quiero? ? Pero…¿ si ni siquiera se quien quiero ser? ? Ahí…. ahí está el punto …. ahí comienza el camino del alquimista, descifrar la verdad que está en uno, desocultar nuestra identidad verdadera…. descubrir QUE quiero y luego dirigirme hacia “eso” innegociablemente✨ #cambio #alquimia

A post shared by Natalia Barrera (@nataliabarrera.escuelanefer) on

– ¿Cuáles creés que son las señales de que necesitamos un cambio verdadero?
– Cuando no estamos viviendo la realidad que queremos, cuando no triunfamos, cuando tenemos un síntoma físico o emocional que no logramos resolver, cuando no concretamos lograr nuestras metas. Alquimia es un llamado a todas las personas que quieran liberarse del pasado y aprender a entender las leyes del universo que nos rigen de manera inconsciente para, justamente, ser nosotros los creadores de nuestra propia realidad.

– ¿Por qué es tan importante mirarnos internamente?
– A medida que vamos vaciándonos de creencias y estructuras mentales, que son condicionamientos de las experiencias que hemos aprendido a través de nuestra familia, la cultura, la educación, vamos poco a poco encontrándonos a nosotros mismos. Empezamos a escucharnos a nosotros mismos, esa voz interna “esa intuición” que está detrás de capas y capas de “historias”, “interpretaciones” y creencias que hemos aprendido por repetición.

– ¿Cómo describirías el método Alquimia?
– Alquimia nos propone crearnos a nosotros mismos, reinventarnos, vaciarnos del pasado para crear una vida nueva desde una mente nueva. En el camino vamos aprendiendo que a lo que le llamamos problemas o síntomas, en realidad son una oportunidad escondida, un gran tesoro. Porque en realidad los síntomas vienen a salvarnos de historias que no son nuestras, de juicios y puntos de vista que nos condicionan. Alquimia es transformación, transformar el plomo de los problemas, de eso que nos pesa en algo valioso. Al final del camino te das cuenta que, gracias a eso que quizás te dolió, te lastimó o te frustró, te encontraste con tu verdad.

A lo que le llamamos problemas o síntomas, en realidad son una oportunidad escondida, un gran tesoro

– ¿De qué manera se implementa?
– Muchos comienzan este camino con el objetivo de concretar sus metas, ya que una de las claves de alquimia es aprender a materializar lo que queremos. Para eso usamos herramientas para enseñarles a las personas el poder de la mente sobre la materia. Otros comienzan este camino como una búsqueda espiritual, preguntas que quieren encontrarse con las respuestas: ¿Qué es la muerte? ¿Qué somos?, ¿Qué quiero realmente? Otras personas llegan a este camino para sanarse, liberarse del pasado y aprender a soltar. Algo que como alquimistas aprendemos, el arte de transformar el pasado y cambiar el tiempo…

– ¿Se puede ser un alquimista de nuestra propia vida?
– Aprender a entender por qué nos pasó lo que nos pasó y lograr cerrar las puertas del pasado para que esas historias no vuelvan a repetirse. Alquimia es el famoso camino hacia la iluminación. A medida que vas comprendiendo el origen de todo lo que te pasa, te vas iluminando, eliminando las sombras del pasado y convirtiéndote en una persona nueva…. Un verdadero alquimista de tu propia vida, capaz de entender el lenguaje del universo y entendiendo al fin que como es afuera es adentro. Y que si entonces nosotros cambiamos adentro, lo que vemos afuera también se transformará.

La mayoría de las personas “esperan” a que la solución venga desde afuera, cuando justamente la causa es interna

– En estos años de experiencia, ¿cuáles son las principales trabas o limitaciones que notaste que se ponen las personas a la hora de su bienestar?
– El no cumplir con su palabra es la clave que nos libera y la mayor traba. Porque generalmente no nos escuchamos, decimos una cosa y hacemos otra. Nuestros estados emocionales son producto de nuestros pensamientos y estos son el resultado de nuestro lenguaje, la manera en la que hablamos y si somos congruentes entre lo que decimos y hacemos. La mayoría de las personas “esperan” a que la solución venga desde afuera, cuando justamente la causa es interna. Dentro nuestro está el origen de nuestros conflictos y en nuestras palabras se expresan nuestros programas inconscientes.

La falta de accionar también es la principal traba. Pensamos que primero hay que “sentir” para hacer… cuando es al revés. Ejemplo: quiero hacer ejercicio físico, pero no tengo energía; sin embargo cumplo con mi palabra y voy al gimnasio y entonces magia: de pronto empiezo a tener más energía, termina la clase y regreso a casa con más energía. ¿Cómo puede ser? Nuestra mente está programada para repetir el pasado: si yo nunca voy al gimnasio, mi mente me invadirá con mensajes de no ir. Por eso, cambiar hábitos implica accionar para luego sentir, no sentir para después accionar. Simplemente nuestra mente funciona así: la acción lleva a la emoción.

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta