S.O.S Mujer

¿Por qué es tan importante elongar después de hacer deporte?

Estirar es fundamental para favorecer la recuperación muscular pero, ¿cómo hacerlo correctamente? Beneficios y consejos.

Es una de las primeras lecciones que aprendemos en las clases de educación física en la escuela y que nos acompaña el resto de la vida: siempre hay que elongar, tanto antes como después de hacer deporte.

Desde las clases de Zumba hasta la sesión intensiva en el gimnasio, estirar es un paso clave porque permite calentar todas las partes de nuestro cuerpo por igual. Se trata de una serie de movimientos en la que invertimos poco esfuerzo y tiempo, y que aporta múltiples beneficios para nuestra salud.

¿Por qué es importante? Realizar este tipo de entrenamiento nos previene del desarrollo de diferentes dolores y lesiones ya que la elongación ayuda a mantener los músculos distendidos, lo que mejora notablemente la flexibilidad para inclinar el cuerpo sin lastimarse.

Otro de sus beneficios es que favorece la circulación: cuando estiramos, mejora nuestra circulación especialmente si lo hacemos tras la actividad física. Además, proporciona flexibilidad a nuestros músculos y tendones.

No te exijas de más, escuchá a tu cuerpo y hacé lo que puedas: todos tenemos grados de flexibilidad diferentes

¿Y cuánto tiempo estiraremos? Esto dependerá de si hicimos o no un calentamiento previo o posterior al ejercicio. Mientras que en algunos casos bastará con unos 6 minutos, hay expertos que establecen que es mejor hacerlo de forma breve entre 10 y 30 segundos; y otros consideran que con 60 segundos por estiramiento se consiguen mejores resultados.

Y como en todas las cosas, la regularidad es clave: la frecuencia con la que realizamos los ejercicios juega un rol fundamental ya que con el paso del tiempo nos aporta mayor movilidad.

Tomá nota: rutina de elongación

Elongá todos los grupos musculares principales por lo menos durante 30 segundos. Concentrate en los siguientes músculos: pantorrilla, los músculos frontales y posteriores de los muslos (cuádriceps y aductores); flexores de cadera; del pecho (pectorales) y las dorsales.

También elongá cuello, hombros, muñecas y tobillos. Y prestá atención a la respiración: hacelo profundamente y no la aguantes. Hacerlo lento y profundo te ayudará a relajar y facilitará la ejecución de los ejercicios.

Básicamente, así como después de una jornada de deporte nos cansamos, con nuestros músculos sucede lo mismo. En este sentido estirar va a permitir que consigamos ese estado de bienestar y relax que tanto necesitamos.

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.