S.O.S Mujer

¿Qué es la violencia obstétrica y qué podés hacer para frenarla?

Los especialistas remarcan que es una forma de violencia muy habitual ya que se desconocen los derechos que asisten a las mujeres. Un repaso por las leyes actuales.

Las estadísticas son contundentes: cada cuatro días una mujer denuncia haber sido víctima de violencia obstétrica, una forma de violencia habitual que cada vez afecta a más argentinas.

Además, según una encuesta realizada por Las Casildas -organización feminista fundada en 2011- más de la mitad de las argentinas entrevistadas se sintió en peligro durante el parto, padeció trato deshumanizado y fue criticada por sus actitudes por el personal médico. Asimismo, el 70% no pudo elegir una posición para parir que le fuera cómoda.

¿Qué es la violencia obstétrica? Es aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales.

Para los especialistas, el desconocimiento de los derechos que asisten a las mujeres es la principal causa. “La ley de parto respetado existe desde el 2005 y fue reglamentada el 2015, pero la población la desconoce e incluso los médicos también”, afirma Mabel Bianco, fundadora de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) y coordinadora del Grupo Internacional de Mujeres y el SIDA.

La ley de parto respetado existe desde el 2005 y fue reglamentada el 2015, pero la población la desconoce e incluso los médicos también

En referencia a esta problemática, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió nuevas recomendaciones para establecer estándares saludables de atención global para mujeres embarazadas y reducir las intervenciones médicas innecesarias.

La atención irrespetuosa y no digna prevalece en muchos centros de salud, violando los derechos humanos y evitando que las mujeres accedan a los servicios de atención durante el parto. Lograr los mejores resultados físicos, emocionales y psicológicos posibles para la mujer y su bebé requiere un modelo de atención en el que los sistemas de salud permitan a todas las mujeres acceder a la atención que se centra en la madre y el niño”, sostienen desde FEIM.

MARCO LEGAL
“En Argentina, se han dictado en los últimos años una gran cantidad de normas entre las que se destacan la Ley Nº 26.529 sobre derechos del paciente, la Ley Nº 26.485 de Protección de Violencia hacia la Mujer y la Ley Nº 25.929 de Protección del Embarazo y del Recién Nacido”, explica la doctora Marisa Aizenberg, directora académica del Observatorio de Salud de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y miembro del Consejo Académico de la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS). Y agrega que en el Ministerio de Justicia funciona, además, una oficina que recibe denuncias de violencia obstétrica.

En este contexto, los especialistas remarcan la importancia de realizar campañas de prevención y propuestas públicas comprometidas con la perspectiva de género en el sistema de salud argentino. “Debemos esclarecer a la población con información a través de folletos informativos para las mujeres o parejas que consultan por un embarazo o por un método anticonceptivo, como así también a los médicos y al personal de salud incorporando estos temas en la currícula básica de formación profesional”, afirma Bianco, quien también es miembro del Consejo Académico de la Fundación FESS.

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta