S.O.S Mujer

Un viaje al interior: horóscopo especial con Planetas Retrógrados

¿Que es un planeta retrógrado y cómo afecta?

 

Como las órbitas planetarias no son perfectamente redondas, durante su recorrido a veces se acercan más a la Tierra y a veces menos. Su velocidad a veces parece ser más rápida, otras más lenta. Otras veces parece detenerse y luego ir para atrás, allí es cuando un planeta retrograda. La verdad es que es tan solo un efecto óptico, que desde el punto de vista de la Tierra los planetas parece ir hacia atrás en vez de adelante. 

 

Todos los planetas, menos la Luna y el Sol, tienen sus períodos de retrogradación. Cuando esto sucede aparecen interferencias en las características de ese planeta que replantean su funcionamiento. Probablemente el ejemplo más fácil sea Mercurio, ya que retrograda tres veces por año y afecta directamente a la comunicación. Muy claramente se puede ver cómo surgen malos entendidos, los mensajes no llegan correspondientemente a destino y reaparecen personas del pasado con asuntos pendientes. Mientras se producen las interferencias, la energía del planeta se procesa de una manera más profunda en el interior. Cuando vuelve a su curso directo es como si hubiésemos arreglado los baches que no nos dejaban continuar. 

 

Preocupaciones colectivas del cielo actual 

 

En este momento la mitad de los planetas se encuentran retrógrados´: Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Menos Saturno, todo ellos son planetas transpersonales. Así se los llama porque son lentos y rigen energías que van más allá de la experiencia individual. Por un lado Neptuno habla de la disolución, la empatía y la sensibilidad; Urano rige la libertad, los cambios, lo creativo, lo nuevo y Plutón la transformación, la sanación y el poder. 

Entonces estamos en la búsqueda por entender cómo unir todas estas cualidades de una manera colectiva. Por un lado las figuras de poder que se encuentran en las grandes instituciones dejan de tener credibilidad y eso provoca una lucha interna pero empática con las personas con las que habitamos nuestros lugares diarios, sobre cómo reestructurar un nuevo orden de poder. Quizás sin tomar mucha acción aún, ya que las reflexiones van por dentro.  Neptuno y Júpiter agrandan las ilusiones y pueden traen falsas expectativas para tener un mundo mejor. Júpiter directo está intentando ponerle fin a los desbordes emocionales y vendar las heridas para traer paz emocional. Pero Neptuno hace de las suyas y se roba el corazón provocando grandes dolores. Hay confusión en la forma de relacionarnos que trae una búsqueda clara por un orden místico. Hay que creer en algo más, o quizás menos tangible. Gracias al trígono de Urano y Saturno los cambios vendrán primero desde el interior, Es la posibilidad de crear algo nuevo, de gestar una nueva estructura. Pero para eso nos vamos a sentir encerrados y sin poder moverse. 

 

El Stellium en Virgo ayuda en gran manera a poder discernir entre lo que sirve y lo que ya caducó. Hay que deshacerse de las estructuras que no sirven más, viejas y usadas, para buscar otras formas de construir un orden concreto. Hace falta entregarse a los cambios y al pulso de transformar que trae tanto dolor de cabeza. No apegarse tanto a lo que conocemos y confiar en aquello que no entendemos del todo pero que se acerca con amor. Confiar es dar un paso más a la para poder imaginar. Pronto Saturno se pondrá directo, luego Plutón, y así los cambios se harán realidad mientras soñamos esa vida que tanto imaginamos.

Astróloga egresada de Casa XI. Lectura de Carta Natal y Revolución Solar. Seguimiento a través de tránsitos y ciclos.