S.O.S Mujer

Yoga en el agua

Conoce más sobre esta perfecta conjunción de relajación, flexibilidad y concentración.

Dos potencias se han unido, dándole lugar a esta disciplina conocida como Yoga en el agua o Water Yoga, que cada vez tiene más adeptos en todo el mundo.

El agua posee un patrón de sanación: limpia, diluye, aclara, hace fluir y propaga la vibración con mucha más rapidez que otros elementos de la naturaleza. El yoga, por su parte, busca integrar cuerpo, mente y espíritu a través de ejercicios de flexibilidad, equilibrio, concentración, respiratorios y momentos más aeróbicos.

La práctica centra su potencial en las ventajas y dificultades que precisamente este elemento vital, el agua, brinda. “Pensemos en los patrones sanadores y de sustentación que el agua templada posee, los beneficios de relajación que produce y cuántas posturas de yoga que fuera del agua son dificultosas, acá resultan más viables y placenteras”, explica Stella Maris Minichiello, instructora y precursora del sistema en Buenos Aires.

Beneficios

  • Permite adquirir flexibilidad, coordinación, concentración, equilibrio, mejor circulación sanguínea.
  • El agua ejerce una suave presión y sostén, que facilitan el retorno venoso y a la vez, al no haber un punto para usar de soporte, “obliga” al practicante a encontrarlo dentro de su propio cuerpo, movilizando y ejercitando así grupos musculares y áreas menos desarrolladas en lo cotidiano.
  • Dentro del agua, el cuerpo pesa menos y debido a esa poca gravedad, ciertos esfuerzos pueden realizarse sin impacto ni molestias para articulaciones ni músculos.
  • Entrenando el cuerpo, entrenamos la mente. Estas habilidades trabajan todas a nivel cerebral también, y nos predisponen a tener una mente más clara, enfocada, plástica y una mejor actividad y reproducción neuronal.
  • A medida que a través del yoga se logra integrar los psicofísico y espiritual, vamos logrando percepciones más claras y armoniosas. “El alma también se aclara y podemos conectarnos mejor con nuestros sentimientos. Se trascienden así las emociones para encontrarnos con nuestra energía vital, bienestar y alegría”, revela.
  • Estimula la circulación, fortalece huesos y mejora el metabolismo, “ya que toda actividad física adecuada e integrada a todo lo que nos constituye y al entorno, fortalece , tonifica y mantiene activo el sistema inmunológico”.
Gentileza: Stella Maris Minichiello

Gentileza: Stella Maris Minichiello

¡A practicar!

Las clases se realizan en pileta climatizada a 34-36 grados, en profundidad baja para hacer pie (no es necesario saber nadar) y en parte profunda con flotadores.

El clima que predomina en la clase invita a la introspección, a través de música y mantras, profundizando en la concentración, relajación y equilibrio, e incluimos momentos dinámicos y con mayor velocidad y variables de áreas del cuerpo y repeticiones, abordando algunas posturas de yoga hasta cerrar en una integradora relajación.

¿Quiénes pueden practicar? ¡Todos! Desde niños hasta personas mayores, incluso personas con capacidades coportales limitadas, sobrepeso o artiritis. Es muy recomendable para embarazadas porque a través de la madres, el bebé recibirá una cantidad mayor de oxígeno y así mejorará su metabolismo.

?Les compartimos este pequeño registro sobre las CLASES DE YOGA EN EL AGUA?¡Los esperamos!✨Consultame por las clases y veni a probar✨Gracias a Ines y Maria Cristina por la participación¡Agradecemos Difusión! ?Stella 11 6781 4664

Publicado por Masajes y Yoga em Terça-feira, 30 de abril de 2019

Mini Bio

Stella Maris Minichiello está formada en Purna Yoga Integtal y Watsu y masajes bioenergético. Combina su sabiduría con las técnicas en el agua para ayudar a quienes necesiten una recuperación corporal. Además, es actriz, profesora nacional de expresión corporal y clown.

Correo: miastella06@yahoo.com.ar / Facebook: Masajes y yoga

Redactora y actriz. Me encanta escribir sobre medicina y cosmética natural, alimentación consciente, cristales, rituales y plantas. Investigo, estudio, pruebo y comparto. En redes soy @tamarakohen